viernes, 31 de enero de 2014

Mis dos "yos"

Odio convivir con dos personas diferentes en un mismo cuerpo (aunque... ahora que lo pienso quizás es mejor eso que ser una misma persona con dos cuerpos... en fin, a lo que iba, que me desvío). A lo largo de los años he ido descubriendo que tengo dos voces interiores muy distintas: la ñoña y la cínica. No dejan de discutir y pelear entre ellas durante todo el santo día y yo tengo que aguantarlas e intentar equilibrar la situación para no parecer una loca de remate en según qué momentos.

Mi yo ñoña
Es la que se acongoja y enternece ante cualquier escena romántica o tierna, ya sea un anuncio de la DGT, una película de domingo o una situación real. Ver vídeos de gatitos durante horas o querer comprarme ese jersey rosa clarito con corazones estampados tan mono son ejemplos claves. Mi yo cínica quiere evitar a toda costa que los ojos se me llenen de aguilla en ciertas ocasiones, pero mi yo ñoña casi siempre sale victoriosa (sobre todo en días de menstruación).


Mi yo cínica
Insiste en que no debo ablandarme tan fácilmente. Detrás de cada momento romántico puede haber una infidelidad o un secreto inconfesable. Detrás de un anuncio bonito puede haber la mala intención de un millonario malvado que se estará frotando las manos porque en breves tendrá más billetes con los que limpiarse el culete. Y le daría una patada a la pantalla del ordenador por hacerme perder el tiempo viendo cosas inútiles. Empiezo a pensar que el mundo es una mierda y que nada se va a arreglar si los humanos seguimos siendo tan idiotas.

Que alguien me ayude.


15 comentarios:

  1. Jajaja tranquila, todas las personas tenemos un lado ñoño y otro cínico (al menos yo sí, depende de la época que esté pasando me decanto más por una que por otra...). De lo contrario, la vida sería muy aburrida...

    .Estelle.

    ResponderEliminar
  2. Yo prefiero ser ñoña, que para sacar el lado malo de las cosas ya están los demás ;) ¡piénsalo! jeje

    Marie lived in London

    ResponderEliminar
  3. Tranquila, eso nos pasa a todos, en mayor o menor medida. Creo que en mi caso la parte ñoña gana por goleada siempre, menos con ciertos temas con los que me convierto un ogro. Pero no, últimamente solo saco a pasear a la chica ñoña.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. A mi yo ñoña la tengo bastante a raya, pero no esta mal que salga de vez en cuando. Biquiños!

    ResponderEliminar
  5. En lo del agüilla soy igual, una magdalena, es que veo un perro con ojos tristes y ya se me saltan las lágrimas... y mira que abro los ojos lo máximo posible, no pestañeo para que se sequen y tal pero nada... no hay manera de que gane la cínica xD
    A mí me pasa sobre todo, que una parte quiere hacer algo y otra dice: por encima de mi cadáver, y llega un punto en el que se enzarzan ahí a pelear y que hago? echarme a dormir xDD
    Así que ale, duerme mucho! jaja

    ResponderEliminar
  6. Siendo honesta contigo, te imaginé más que nada por la segunda tú. La Judit desidia, con mucho carácter y que nunca muestra que nada le afecta. ¿Sabes por qué? Perdóname por no esperar a que respondas eso o a que contestes con otra pregunta, lo que quiero decir es que lo sentía, lo sentía por medio de tu blog, tú escribes aquí abiertamente, aunque, estoy casi segura, pocos -por no decir nadie- de los que te rodean, saben la existencia de este espacio. Y ello me hace pensar que si bien te gusta expresar tus opiniones y sentimientos, prefieres depositarlos en un medio como este, que es a fin de cuentas una especie de diario que tiene la virtud de darte opiniones ya sean estas negativas o positivas. Pero de todos modos aquí estas protegida, tu parte sensible no está expuesta a rostros conocidos. Por tanto, me hace pensar que con las personas que te rodean eres menos "noña" y más "cínica".
    Fuera de eso, de que me sorprendió el que confesases que eres, en gran parte, una chica hipersensible, o con tendencia de serlo, creo que eres de las chicas decididas que defienden con uñas y dientes, y, claro está, con fuertes argumentos sus opiniones. Creo que tienes carácter..., sólo falta que tu me lo confirmes, ¿eres una chica de carácter, Judit?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy una chica de carácter, pero no de MAL carácter, que muchas veces se confunde. Es decir... tengo muy claras mis opiniones, las defiendo, pero siempre escucho a mi interlocutor y respeto. Respeto mucho. Soy tremendamente empática, cosa que a veces es una gran desventaja. Pero la cuestión es que sé desahogarme mejor por escrito que hablando, sin ninguna duda. No sé si te he contestado, porque he dicho muchas cosas que no tiene nada que ver... pero de todas formas me gusta la idea que te has formado de mi a partir de mi blog, prefiero no desmentirla... jajaja (la pura verdad es que no me he llegado a conocer a mi misma aun, ni creo que lo haga nunca, pero no lo veo como algo negativo)

      Besos!!

      Eliminar
  7. Creo que nos pasa a muchos... Yo por la vida voy de dura pero en el fondo soy una llorona incontrolable. Jajaja. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  8. Creo que todos tenemos esa doble faceta, hasta los más cínicos tienen su lado más sensible y los más ñoños saben lo feas que son algunas cosas. Yo hasta hace unos años renegaba de mi parte más sensible, se me educó en que los hombres no lloraban ni se mezclaban en cosas de chicas y eso incluía la parte más sentimental. Así estuve hasta que me hicieron darme cuenta de que no podía cortar esa parte de mí, que era algo que estaba presente y que era mejor desarrollarlo para no convertirme en uno de esos hombres traumatizados por no saber tratar con su parte más emotiva. Por eso me gusta decir "te quiero" si me apetece hacerlo y no me siento menos hombre por ello.

    Aún así tengo esa parte cínica también muy presente y por ejemplo no me gusta esa moda que se lleva ahora en publicidad de hacer anuncios en plan "bigger than life", sobre el sentido de la vida y la humanidad en plan motivador, me suelen dar más risa que otra cosa por lo forzados que me parecen. Suelo ser cínico con el destino de la vida, pero al mismo tiempo me gusta creer en las cosas buenas que merecen la pena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Considero imprescindible y necesario el lado sensible de las personas y me alegro muchísimo de que tu decidieras que no se podía cortar esa parte de ti.

      Eliminar
  9. Si te sirve de algo por lo menos tienes solo dos, yo tengo como cinco voces, jajaja, eso sí que ya se te escapa de las manos.
    Lo que te dice Álter, creo que a todos nos pasa un poco eso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Voy tarde, acabo de leerlo ahora, pero ¡eh! ¿podría sentirme más identificada? La respuesta es, no. Jajaja me arriesgaría a firmar que toda mujer sobre la faz de la tierra tiene esas dos facetas, más desarrolladas o menos, pero las tiene.
    Por cierto, te repito lo que ya te dije una vez, me encanta tu blog, Judit :)

    He tenido que poner anónimo porque no sabía qué demonios poner, no suelo meterme en demasiados blogs, y mucho menos comentar en ellos. Así que desvelo mi identidad, soy Marta Cárdenas (jiji).

    Sigue así, mi lectura la tienes asegurada :)

    ResponderEliminar
  11. Alégrate que son solo dos "tus". Yo tengo una ciudad entera de personajes y no tengo ni puta idea cual es la yo real.

    ResponderEliminar