lunes, 27 de enero de 2014

Mi edad del pavo

¿Os acordáis de vuestra edad del pavo? Yo sí. Si soy honesta, puedo decir que no hace tanto que la pasé, así que aun la tengo fresca en la memoria. Estas son las cosas que más recuerdo:

Cuando por fin dejé atrás la época en la que me vestía mi madre, se pusieron de moda los pantalones de campana. ZAS.
Me empeñé en hacerme unas cuantas mechas rubias (sí, dios mío, sí...). Pero salió peor de lo que esperaba, ya que la peluquera me dejó prácticamente sin un solo pelo de mi color. Lloré mucho.


Me hice un piercing en la nariz que me duró desde los 14 hasta los 18. La cicatriz es prácticamente imperceptible.

Tuve una época emo. Pero... para que me entendáis, sólo adopté el aspecto físico de esa subcultura urbana. Es decir, empecé a vestir de negro, a usar ropa con calaveras estampadas, a llevar el pelo negro y liso y el flequillo hacia un lado... EN FIN.


En la discoteca bebía Blue Tropic, que no llevaba alcohol pero te hacía parecer mayor.


Me tiraba horas y horas en el Messenger y en el Fotolog, y muchas veces mientras tenía puesta una mascarilla que en teoría me quitaba el acné.


Llevé ortodoncia. Dos años. Al principio lo pasé mal, no sólo por la estética, sino porque me hacían daño... pero puedo asegurar que vale la pena.


El descubrimiento de América no es nada comparado con el descubrimiento de Google y Wikipedia por parte de un adolescente. Me ayudaron en muchas ocasiones a hacer los deberes. Y no sólo eso, también me ayudaban a saber "si estaba enamorado de mi".


En cuanto a películas y series... ¿quién no se acuerda de Billy Elliot, Gladiator, Un paseo para recordar o El Bola? Además, salieron las sagas de El Señor de los Anillos y Harry Potter (no he visto ninguna de las dos, por cierto). Por otro lado, aunque ya hiciera unos añitos que había dejado atrás las películas de dibujos animados, me encantaron Buscando a Nemo y Los Increíbles.

En cuanto a series siempre recordaré Embrujadas, El príncipe de Bel-Air, 7 vidas, Smallville, Los Serrano... Y seguro que muchos veíais también Skins y The O.C.



Y vosotros, ¿qué cosas recordáis de vuestra edad del pavo?



17 comentarios:

  1. Jooo, a mí aún me gustan los pantalones de campana, pero discretos no en plan hippie xddd! Me ha gustado esta entrada así que me quedo por aquí a leer más. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gustan, por ejemplo, en la modelo de la foto. En mi los veo horribles, no sé... me veo más estilizada con los pitillo! Jaja

      Gracias por leerme, besos :)

      Eliminar
  2. ¡Uf! El fotolog y el messenger... Qué recuerdos aquellos. Bueno, yo pasé por una etapa skater donde vestía pantalones súper anchos y enseñaba las bragas. Llevaba siempre ropa de tío (incluso se la quitaba a mi padre). También he llevado ortodoncia y sigo luchando contra el acné con cremas y mascarillas ¡jajaja!
    Aunque mi época de locura con el pelo la estoy pasando ahora...: ahora rojo, ahora naranja, ahora rubio, ahora azul... En fin, ¿qué te voy a contar?
    Muy buen artículo reina.

    Un besote enorme :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que yo tampoco he acabado de luchar contra el maldito acné. Y respecto a lo del pelo... si me favoreciese cualquier color, como a ti, yo también me volvería loca por cambiar! jajaja

      Besos preciosa

      Eliminar
  3. ¡Que post más tierno! Yo no sé si decir que la pasé o que la sigo teniendo haha

    ResponderEliminar
  4. Confieso mis pequeños defectos.

    Pantalones de campana hiper ajustados en la zona del culo. Con deportivas. Un horror.
    Brakets, una gran decisión.
    Mi madre nunca me dejó teñirme el pelo (bien por madre) pero tampoco me dejaba usar plancha, así que me pasé hasta los 16 con mi pelo natural, que no es ni liso ni rizado, sino de tipo ondulado fosco. Para solucionarlo me hacía coletas, que a parte de no favorecerme nada por mi cara redonda terminaron por estropearme el pelo de tanto usar gomas. Mi pelo siempre ha sido un gran trauma.
    Estética emo: Uñas de color negro, ropa negra, vans y pantalones rotos.
    Fotolog y messenger hasta la madrugada.
    Flequillo recto cuando se puso de moda. Uf, uff y uff. Me quedaba fatal.
    The O.C. (era una gran serie, joder!), One tree hill, Dawson Crece, Las Chicas Gilmore y siempre, siempre, Friends. A los 18 me aficioné a Perdidos, pero ahí ya estaba madurando.

    La verdad es que ahora veo fotos y pienso que son un horror, pero también creo que cuando tienes 15 años la tele te está vendiendo una imagen imposible que quieres copiar... y no tienes esos medios a tu alcance. Me explico, en mi caso ir "medianamente aceptable" habría supuesto unos 15 minutos de maquillaje, otros 15 de pelo y otros 15 de cuidado facial, más unos 100 euros mensuales en ropa, algo que los adolescentes no pueden conseguir simplemente por falta de dinero. A los 23 puedo permitirme usar todas esas cosas y gastarme 30 euros en un pantalón que no necesito, pero antes no.

    Esto me hace pensar que quizás le demos demasiada importancia al aspecto. O lo mal que lo tienen los chavales para encontrarse y gustarse a sí mismos en la adolescencia. O lo ridículo que me parecerá mi aspecto dentro de 15 años.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo el pelo como lo has descrito, ni liso ni ondulado, pero a mi sí que me dejaron usar la plancha! Y te aseguro que eso lo estropea más que ir con coleta... pf, qué desastre.
      Por cierto, también llevé el flequillo recto... pero... esto... mm... creo que no se lo había confesado a nadie: me lo corté un día yo sola en casa para ocultar un grano en la frente!!!!!!! jajajajaja dios mío.

      Besos :)

      Eliminar
  5. Pufff mi edad del pavo, qué lejos me queda... Lo que me recuerda lo mayor que soy. BUENO A LO QUE IBA. Yo no vestía a lo emo, yo vestía a lo gótico XD Tenía las uñas más largas que ahora, me las pintada siempre de negro, me difuminaba los ojos de negro (salía a escondidas de casa para que no me viera mi madre así maquillada), vestía de negro o colores oscuros, pantalones de campana como tú, el pelo larguísimo y negro también... Menos mal que no me dio por piercings, la verdad es que nunca me han gustado.
    Y bueno, Gladiator es una de mis películas favoritas desde entonces. Yo tampoco he visto El señor de los Anillos pero Harry Potter sí, aunque ahora de mayor porque en su momento no me llamaba la atención.
    En mi caso no utilizaba mascarillas faciales para el acné. Mi madre me compraba una pastilla de jabón verde llamada Sebamed que no valía para nada, y una crema cuyo nombre no recuerdo pero que en vez de eliminar el acné, me salía más. Al final descubrí el mejor invento cutáneo que pueda existir: Eridosis, unas toallitas que te las pasas por la cara y te resecan las espinillas a una velocidad pasmosa. De hecho, todavía las compro para esas espinillas traicioneras que aparecen en el peor momento. Me desarrollé muy rápido así que tenía un complejo con los granos...
    Odiaba los pitillo y me encantaban los campana. Ahora es al contrario jaja.

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto el nombre de las toallitas!!!!!!!!!!! Gracias! jaja

      Besos

      Eliminar
  6. Amén a todo!!! yo todavía tengo en el armario pantalones de campana escondidos que no se que hacer con ellos, porque si fueran una medio normal pues mira, pero es que la campana es extra gigante... y bueno también se pusieron de moda unos zapatacos con plataforma que yo no se ni como andaba con esos testaferros!
    También me eché mechas rubias que no me pegaban ni con cola, parecía una choni total
    También yo me hice piercing en la nariz... y también me lo quité con el tiempo xD
    Ay el messenger cuantas horicas me pasé por ahí, los aparatos los tuve 3 interminables años, las pelis y las series todas vistas. Si es que has plasmado toda mi edad pavoril!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio guardas aún pantalones de campana? jaja por aquello de si se vuelven a poner de moda, ¿no? bien pensado¬¬ yo me deshice de ellos...

      Eliminar
  7. Yo en mi edad del pavo, que ya me queda un poco lejos, bebía en vez de Blue Tropic, lima con limón. Era un tipo durillo....

    Un abrazo,

    Rato Raro

    ResponderEliminar
  8. Uff, yo no es que experimentara mucho con mi pelo o piercings. Me hice un agujero extra en la oreja, pero un día mientras me desvestía, se me enganchó la parte de atrás de la camiseta y termine con la bolita dentro del lóbulo... aquello acabo mal. Tuve una etapa un poco emo, pero no demasiado intensa... ains aquellos tiempos de pantalones campanas con reebok, y camisetas de Foam.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Au! Pero, alma de cántaro, ¿cómo y dónde te hicieron ese agujero? jajaj

      Lo de las marcas no me lo recuerdes. Yo vestí reebok, rams 23, loreak mendian, el niño... pf, quiero llorar.

      Eliminar
  9. Esas edades son de lo más curioso para repasarlas años después y darse cuenta de lo absurdos que podíamos ser en un momento que para nosotros era lo más de lo más, hace reflexionar sobre lo que cambiamos con el tiempo y quién sabe lo que pensaremos de lo que estamos haciendo ahora cuando lo veamos dentro de 5 ó 10 años. Yo de vestir no tuve ninguna modificación porque siempre he vestido de manera similar, los cambios los tuve sobre todo en actitud, que pasé de la indiferencia infantil por lo que no nos afecta a sentirme afectado por todo, a ponerme en plan existencialista y megareflexivo. Eso es algo que todavía conservo, pero viendo las cosas de un modo más global, sin ese apasionamiento adolescente. Recuerdo lo que me marcó ver "El club de la lucha" por aquel entonces, lo que me identificaba con esa rabia vital de los protagonistas y ahora si la veo todo eso me parece hasta postizo, forzado, que curioso cómo vamos cambiando. Y conozco chicas que ahora no salen a sacar la basura sin arreglarse que en la adolescencia tuvieron su época de ir con chándal y sudaderas y se hacían las malotas, siempre se lo recuerdo para hacerlas rabiar, jajaja.

    De todos modos, son épocas que es mejor verlas con cariño e ironía, como has hecho tú, porque de esas cosas que hicimos fuimos aprendiendo y lo que hicimos en los años del pavo fue como lo de jugar en la infancia, pasos necesarios para ir creciendo.

    ResponderEliminar
  10. ¿Todo eso lo has vivido en tu edad del pavo? Me siento vieja pero vieja revieja. Jajajaja. Por increíble que parezca, justamente hoy voy a publicar un post que habla sobre lo que me queda de la adolescencia, o lo que no, según se mire. Jajaja. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  11. Campanas, enseñar el ombligo, piercing, mechas... que esperpento era, pero bueno, era lo que se llevaba jajaj Recuerdo que me dio por Avril Lavigne y seguí el royo skater con pulseritas de pinchos, muñequeras...

    ResponderEliminar