sábado, 14 de diciembre de 2013

La vida es bella. El mundo es una mierda.

Cada día en Facebook compartimos publicaciones sobre situaciones adversas en nuestro planeta. Ponemos cuatro palabrejas quejándonos de todo lo ajeno a nosotros y nos quedamos tan anchos. Apagamos el ordenador y nos arreglamos para irnos de fiesta, pensando, "tampoco estamos tan mal".

Miramos hacia otro lado día sí, día también. Intentamos autoconvencernos de que "hacemos cosas por la sociedad" yendo a una manifestación o adoptando a un perro abandonado. Pero... joder, seamos justos y reconozcamos de una vez que el mundo es una mierda de tamaño considerable. Tan considerable que no podemos arreglarlo así como así.

Las fronteras, la política, la religión y el dinero están acabando con nosotros. La necesidad de pertenecer a algo o a alguien (aunque ese alguien sea un ente imaginario) se ha convertido en el motor de este mundo de mierda. Y me parece bajo echarle la culpa siempre al de arriba, pues nosotros somos los que, por un lado o por otro, seguimos el caminito trazado como auténticos idiotas.

¿Y se puede ser totalmente feliz en un mundo así de decadente? No lo sé, pero yo no lo soy. Por ello reivindico mi derecho a entristecerme cuando quiera por lo que me parezca injusto. Mi derecho a avergonzarme de pertenecer a esta sociedad y a esta raza. Mi derecho a sentirme deprimida y desolada por las cosas que hacen de este mundo, un mundo de mierda. Un mundo en el que una persona vale millones de euros por saber chutar una pelota o por saber actuar ante una cámara. Un mundo en el que millones de niños mueren de hambre o haciendo de soldados.

Admiro a la gente que asegura que es feliz y que campa alegre y ajena a todo, pero a mi me ha tocado ser de ese tipo de persona quejumbrosa, pesimista e hipócrita. Hipócrita porque puedo ser capaz de cambiar de canal para no ver al niño soldado si ya ha empezado la película del sábado.

Y llegados a este punto sólo me queda decir que lo realmente sorprendente e inexplicable es que aun haya cosas que nos empujen a aprovechar cada día que estamos aquí, a querer vivir, a saber que vale la pena a pesar de todo. Quién lo entiende...



11 comentarios:

  1. Menos palabreja y más acciones es lo que hace falta, pues este post solo hace que sumarse a la lista de comentarios y escritos que demuestran que el ser humano dejo de ser humano hace tiempo. Meditación y sembrar conciencia, desde lo más bajo. El sistema y sus miserias no son mas que una excusa que las personas se ponen para pasar un día mas sin tan siquiera plantearse tomar un camino más humano en sus vidas. Te invito a dar el paso de los lamentos a las acciones conscientes :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices. Es más, en el post, en las "palabrejas" que he escrito, he querido expresar lo mismo que tú. He querido "sembrar" un poco de conciencia, como dices, reconociendo que yo misma soy una hipócrita. Primero viene la meditación y luego vienen las acciones, ¿no?

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo, me disculpo entonces por haber malinterpretado la intención de tus palabras. Me parecia un contradicción en si mismo porque no he conseguido captar el mensaje más allá de las razones y los hechos que plasmas en el texto. Me alegro mucho entonces de encontrar a alguien que se suma a esta nueva era humana en que la conciencia, espero, cale por fin en las personas.

      Eliminar
  2. Estaba deseando, aunque tu no lo creas, que llegara una entrada de este tipo.
    Estoy tan cansada, no del mundo, sino de nuestra especie, no lo sé, quizás más bien de nuestra condición actual: analizándolo todo, siendo capaces de transformar y distorsionar este mundo tan perfecto y bello que se nos ha otorgado con todo lo necesario para vivir, por pura y dura ESTUPIDEZ. ¿Para qué necesitamos mutar organismos alterando el habitat? Para medicinas lo paso, pero... por ejemplo: los agrocombustibles, ponen en peligro las reservas de alimentos o aumentan su precio sencillamente para desplazarnos en vehículos, me parece una absoluta negligencia, y más cuando hay millones de personas muriendo de hambre. ¿Por qué necesitamos tan desesperadamente acumular material inservible? No nos convencemos de que todas esas ideas y estilos de vida son tan banales, porque al final de nuestra existencia aquí, toda esa mierda de tecnología, adornos, ropa y demás, se queda aquí, y todos -ricos o pobres-, terminaremos siendo un criadero de gusanos.
    El problema -pienso yo-, empezó cuando dejamos de convivir en condición de "animalito más" y empezamos a "evolucionar", creyéndonos capaz de trascender a la naturaleza, de esclavizarla, dominarla, y con ella, a dominarnos entre nosotros. Por supuesto que los religiosos tendrán su versión de nuestra condición en este mundo pero, aquí, en este comentario, vale la mia. Sé (y concuerdo) que incluso siendo "animalitos" tenemos el instinto de dominar para abastecernos de lo necesario para vivir; aunque la cosa ahí es diferente, porque el daño al prójimo (irónico que utilice conceptos bíblicos, quiera o no, estoy condicionada por la sociedad cristiana en la que nací) era por necesidad, para subsistir; el humano racional ha creado, sin embargo, otras ideas, ha generado actitudes autodestructivas como la envidia, codicia, odio, etc., y con todo eso a declarado que el mundo se irá a la mierda junto con las generaciones venideras. La gente que procrea está condenando a sus hijos a ver la ruina de este planeta y su gente.
    Quizás sea demasiado catastrófica y pesimista, quizás no viva para el anunciado día del "fin del petroleo" o "gran apagón"; pero inevitablemente llegará y dudo mucho que muchos de nosotros sepamos vivir sin todo la basura que creemos indispensable. Porque es importante aclarar que yo no creo en el fin del mundo como el "juicio final" y que arderemos en llamas mientras caen ángeles del cielo, no, pienso que será el fin cuando se acaben los recursos, cuando no quede más que polvo -a menos que alguien invente algo util con el-.
    Creo, además, que lo peor de todo es vivir deseando un cambio pero sin hacer nada para alcanzarlo, vivimos con la idea atorada en la garganta, yo al menos lo siento así, me siento una completa inútil, me digo ¿qué es lo que puedo hacer? NO PUEDO CAMBIAR EL MUNDO, es verdad, NO PUEDO, pero sí puedo cambiar mi vida. ¿Cómo? Si tanto me quejo de la tecnología, el dinero, esto y aquello, simplemente es cuestión de abandonar la tecnología y el dinero, buscar vivir de la naturaleza o ganándome la comida a cambio de trabajo, tal y como lo hizo Christopher McCandless. No hay mayor inspiración de lo que querría ser, que ese chico. Me temo que soy una idealista incorregible, también una hipocrita, pero... esto no tiene final, no tiene conclusión, no puedo armar en palabras algo que aún no se resolvió en mi mente, sólo dejaré una cita para reflexionar:

    ResponderEliminar
  3. Me limitó la cantidad de caracteres por lo que continuó aquí:

    "(...) deberías cambiar radicalmente de estilo de vida y empezar a hacer cosas que antes ni siquiera imaginabas o que nunca te habías atrevido a intentar. Sé audaz. Son demasiadas las personas que se sienten infelices y que no toman la iniciativa de cambiar su situación porque se las ha condicionado para que acepten una vida basada en la estabilidad, las convenciones y el conformismo. Tal vez parezca que todo eso nos proporciona serenidad, pero en realidad no hay nada más perjudicial para el espíritu aventurero del hombre que la idea de un futuro estable. El núcleo esencial del alma humana es la pasión por la aventura. La dicha de vivir proviene de nuestros encuentros con experiencias nuevas y de ahí que no haya mayor dicha que vivir con unos horizontes que cambian sin cesar, con un sol que es nuevo y distinto cada día. "
    Christopher McCandless
    Por último, Judit, te recomiendo que leas "Hacia rutas salvajes", pues creo que es justo lo que necesitas. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Pues está muy bien el extracto que ha puesto Ella falero, dice cosas muy ciertas, se entiende porque existe tantas veces la contradicción entre estabilidad y deseo de aventura.

    Y lo que dices del mundo también es cierto Judit, pero eso que cuentas ha sido dicho casi con esas mismas palabras por otra gente durante generaciones, mucho antes de que tú y yo naciéramos y ahí sigue el asunto, tan universal y vigente como el amor. Ya en el año 999 se escribía que con la llegada del milenio y la expansión del pecado el mundo llegaba a su fin. Yo soy de los que cree que no hay libertad ni justicia (aunque en algunos sitios hay más que en otros) y que muchos de los males se repiten tanto como la existencia del ser humano. Porque seguro que nuestros hijos y nuestros nietos dirán algo parecido si el mundo todavía existe, un mundo imperfecto habitado por gente imperfecta.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. No puedo negar nada de lo que dices ya que pienso exactamente lo mismo. Pero para ello tenemos que buscar pequeñas cosas que nos intenten llenar nuestro día a día con belleza (aunque sólo sea a ratos). Buen texto y reflexión :)
    ¡Espero que te guste mi post de hoy (si te apetece ver fotografía diferente)!
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hay cosas que se me escapan, y nunca entenderé... como tú misma has dicho. Muy buen post.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Jope Judith, cada vez me sorprendes más.
    Tienes toda la razón. Yo creo que todos somos un poco hipócritas, porque no hay persona que no se de cuenta de todas las injusticias que nos rodean.
    Desde corrupción hasta el sistema establecido en el que unos pocos se enriquecen y otros muchos pasan hambre. Porque si te das cuenta les explotamos, y nos incluyo porque nosotros somos quien compramos miles de productos fabricados en países tercermundistas por sus bajos costes.
    Todos nos damos cuenta de estas injusticias y somos hipócritas porque no hacemos nada para cambiarlo, para que se evite que las empresas multinacionales sean las que tengan todo el poder en nosotros. Estamos haciendo que se extinga toda empresa con valores de justicia y solidaridad y lo que predomina ahora es el poder y la arrogancia.
    Me ha gustado mucho, todos necesitamos reflexionar en torno a este tema.

    Un besazo y espero que te vaya todo genial :)!

    ResponderEliminar
  8. Estoy muy de acuerdo con todo lo que has escrito. A mi me pasa muchas veces que miro como está el mundo y me da un asco terrible, me ca*go en todo y en todos y pienso que la humanidad nunca será capaz de vivir en paz. Pero también pienso que cambiar el mundo empieza por uno mismo, y aunque obviamente no se puede terminar con una guerra desde el sofá de tu casa siempre puedes mejorar algo de ti, que mejorará algo de tu entorno, que mejorará algo más grande. Se puede ser feliz sin mirar para otro lado, porque tampoco vamos a arreglar el mundo si nos pasamos todo el día tristes y enfadados

    pd: me ha gustado mucho tu blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Sobre todo por dar tu opinión sobre el tema. A mi me pasa que a veces no siento que esté arreglando nada a pesar de hacer cosas buenas en mi entorno... Y eso me desanima bastante. Lo que está claro es que no se arregla nada estando siempre triste y enfadado, en eso tienes toda la razón...

      Besos!!

      Eliminar