martes, 20 de noviembre de 2012

FAN-ATISMO

El viernes pasado fui al concierto de Jason Mraz. Supongo que muchos de vosotros ahora mismo no visualizáis su cara (quienes me conocen seguro que sí). Es el cantante de "I'm Yours", su canción más conocida, o "I won't give up", su último single. 

Me considero FAN. Quise estar lo más cerca posible del escenario, quería verlo de cerca, aunque también quería que él me viese a mi. Podéis llamarme ilusa, yo también creo que lo soy. 

La cuestión es que pude comprobar que soy una FAN de medio rango, por decirlo de alguna manera. Había a mi alrededor gente muchísimo más volcada e ilusionada con el concierto, muchísimo más conocedora de todas las letras de todas las canciones de Jason Mraz.

Había FANÁTICAS.



Ya sabréis lo que es el fanatismo. Una pasión desmedida por algo, ya sea un cantante, un político o un futbolista. En este caso pude comprobar la presencia de fanáticas por la intensidad de los gritos, la cantidad de guarradas piropos dirigidos al cantante y la rabia con la que defendían su lugar en la fila en la que estaban. Aun así, estoy segura de que el fanatismo que se respira en un concierto de Justin Bieber es mil veces más exagerado (por la edad de sus fans, no hay más que discutir sobre este tema y no harían falta tantas críticas si la gente entendiese que a esa edad TODO es desmesurado). 



Pero sí, hay personas que darían un brazo por cenar con su ídolo, que lloran y lloran sin parar cuando están cerca de una persona a la que no conocen realmente. Yo misma he llegado a asegurar que conozco a Jason Mraz a través de sus letras. 

Según la psicóloga Mª José Hernando, "el fanatismo no es más que un ahorro de energía psicológica, ya que elimina la incertidumbre y el temor: un fanático se siente seguro, se siente integrado en un grupo con el que se identifica y que le acoge con entusiasmo". 

Hernando también asegura en su artículo sobre el fanatismo que la gran mayoría de los occidentales tenemos algo de fanáticos. Y es que no se puede hablar de las fans de Justin Bieber sin recordar que cuando hay un partido de fútbol "importante" sus espectadores enloquecen por momentos. 

"Pero el fanatismo esconde unos terribles «efectos secundarios»: limita la libertad, empobrece el psiquismo, incomunica, limita la autocrítica y el afán de superación, reduce la riqueza de matices de la vida y en muchos casos desemboca en la negación de la dignidad humana de los otros". 

Y es que se puede disfrutar de cualquier cosa en su justa medida, ¿no creéis? no hace falta querer dar la vida por un desconocido. 


¡Feliz semana!

18 comentarios:

  1. Gracias por culturizarme. No tenía idea de que existiera Jason Mraz (hay tantos que no puede uno estar al corriente de todo). En cuanto a esos fanatismos que llevan a mitificar a los demás, creo que no son muy sanos. Claro que siempre hay gente más hábil o más interesante, pero las principales grandezas y miserias del genero humano están en cada uno de nosotros. Esto se refuerza leyendo libros como estos:

    - El milagro más grande del mundo. Og Mandino

    - La autoestima. Luis Rojas Marcos

    Si alguien no los tiene se los puedo enviar en Pdf al mail.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Y, por favor, llibreertat@gmail.com (yo no los tengo) :)

      Besos

      Eliminar
  2. Es que de quien tenemos que ser fans es de uno mismo¡¡¡¡¡ nos iría mucho mejor... vale que no somos superartistas... pero nuestro minutito de gloria a veces si le tenemos ;)
    Yo también soy una fan de medio pelo de mis artisitas prefes jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fans de nosotros mismos o de las personas que tenemos alrededor, incluso de cantantes y futbolistas. Fans sí. Fanáticos no.
      Qué curioso lo del pelo jajaja

      Eliminar
  3. Mucha razón. Siempre me he considerado fa de mucha gente, pero no fanática, a pesar de que muchos piensan que si mi ídolo, Jim Morrison, estuviera vivo, las cosas cambiarían, pero creo que no. Lloré en su tumba, porque me parece triste que tanto talento se acabara tan pronto y esté enterrado. Sin embargo siempre he reconocido que no era un santo ni perfecto y creo que el fanatismo viene de la creencia de que un completo desconocido es perfecto y casi divino...
    De todos modos, allá lo que haga cada uno y de su manera de disfrutar las cosas, al final con la madurez lo acabas controlando,creo yo.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, por ejemplo, no lloraría por la muerte de un cantante... aunque "nunca digas nunca".

      Eliminar
  4. No entiendo a las personas que son fans de algún cantante, o que se vuelven locas por el fútbol o cualquier otro deporte, hasta el punto de poder dejar de pensar con claridad, a mi hay cantantes que me gustan, pero jamás renunciaría a nada por verle, ni estaría dispuesta a pasarme un noche en vela para comprar una entrada, ni me pelearía con nadie por defenderle,hay quien me dice que es que entonces no me gustan, pero no veo la relación entre el gusto y el fanatismo, es lago que no entiendo en absoluto, ni le encuentro ninguna explicación lógica.Besos

    Raquel

    http://raqueljimenezbisuteria.blogspot.com.es/




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la explicación lógica que más se acerca (pienso yo) es la que expone la psicóloga de la que he hablado en el post. Pero no, no hay relación entre el gusto y el fanatismo como bien dices.

      Eliminar
  5. Estoy de acuerdo sobre todo en lo de las ganas de sentirse integrado, estoy seguro que algunas de las quinceañeras fans de Justin Bieber lo son porque todo su grupo de amigas lo es. Pero bueno, tampoco creo que a ese sector de locas/histéricas se le pueda considerar perteneciente al fenómeno fan...es más bien cosa de lo que tú dices, que "a esa edad TODO es desmesurado" (dentro de diez años supongo que la mayoría estarán arrepentidas de haber sido tan patéticas en su día; véase http://www.youtube.com/watch?v=Hok_a7o3yCg )

    Yo, por ejemplo, desde pequeño he sido fan de Valentino Rossi (tendrías que ver mi habitación, parece un templo dedicado a él xD), pero tampoco hasta el punto de ofrecer mi virginidad ni mis brazos por una cena con él. Ni de soltar una lágrima (emocionarme sí, con algún reportaje y tal...hay vídeos cuya música te obliga a emocionarte). Me encanta su forma de ser y de pilotar y ya está. No sé, creo que la forma de admirar a alguien va muy relacionado con la forma de ser de cada uno... y sobre todo eso, no relacionar a una belieber con un fan de verdad.

    Lo de "¡Feliz Semana!" es más fácil si Llibreertat tiene una nueva entrada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda alguna se arrepentirán o como mínimo se avergonzarán.

      Respecto a lo de Valentino Rossi, no me parece que seas un fanático. Es admiración, como bien dices, aunque con eso de emocionarte viendo un reportaje suyo no sé qué pensar... te haré caso con lo de la música para no tacharte de algo que aseguras no ser, jajaj

      Lo de ¡Feliz Semana! va más ligado a los comentarios de Llibreertat que no a sus entradas :)

      Eliminar
  6. Como bien dices, no hace falta dar la vida por alguien a quien no conoces, sólo porque canta bien, chuta muy fuerte o es guapísimo de la muerte. Pero también es cierto, que el fanatismo se acentúa en "esa" franja de edad en la que todo es demasiado extremista, y que como todas las fases de la vida, no voy a decir que tenga fin, pero si que se transforma y disminuye en intensidad, hasta quedarse en una simple admiración. De todas formas, no me parece un sentimiento negativo, porque no hay nada más bonito en la vida que sentir pasión por algo, lo que sea. Eso demuestra que estamos vivos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que hay que sentir pasión por las cosas. Cuanto más, mejor. Sin embargo, creo que no son lo mismo el fanatismo y la pasión.

      Un saludo!

      Eliminar
  7. Creo que hubo un tiempo, justo a la edad de las fans de Justin Bieber, que también era muy loca por una banda y sus integrantes, ahora ya ni me gustan pero para el concierto las chicas se desmayaban de puro llegar al lugar y cuando empezó fue peor, ahí me di cuenta que mi fanatismo no era tanto, ahora que soy fan de Paramore, pues me encantaría conocerlos, pero solo si la suerte lo permite y a veces me encuentro casi aborreciendo a esas niñas que pierden los estribos por un artista, por ejemplo hoy en Chile está Lady Gaga y había gente acampando hace una semana para verla primero... too much.

    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Se desmayaban?

      ¿Gente acampando?

      Lo que decía... Qué locura

      Eliminar
  8. Estoy contigo, J.Vela ; creo que hay una gran diferencia entre ser FAN y ser FANÁTICA ...
    Sin ir más lejos, te contaré una experiencia vivida ; cuando era adolescente, era fanática de Kirk Cameron, el actor que interpretaba a Mike en la serie Los Problemas Crecen, y me volvía loca ... No podía perderme ni un sólo episodio, los grababa todos, todos ... Recortaba cualquier fotografía suya, estampé en una camiseta su cara y me la ponía día sí, día no ... No permitía que nadie dijera nada malo de él ... Mi sueño era conocerle en persona, fuera al precio que fuera ... Y, de repente, un día, plas !!!! Se me pasó !!!! Maduré, supongo ...

    Ahora, admiro a much@s cantantes y grupos, actores y actrices, humoristas ... Voy a sus conciertos, a verles actuar al teatro, y sí, deseo estar lo más cerca posible de ellos, e incluso me encantaría intercambiar algunas palabras con ellos y tener la oportunidad de tener una fotografía con ellos, un autógrafo y decirles lo bien que hacen su trabajo, pero, no me obsesiona ... Son personas, igual que nosotr@s, simple y llanamente .

    Besazos, compañera !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Maduré, supongo..."

      Creo que ahí está la clave. Y en la última frase también :)

      Eliminar
  9. Hay diferentes tipos de fans. Yo soy de las que se queda embobada mirando al cantante, de las que tiembla y siente todo por dentro. Pero no sé gritar, casi nunca canto. Sólo escucho y vivo. Nada más. Será que cada uno tenemos una manera de disfrutar...
    PD. Ai, yo quería haber ido pero no tenía dinero :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo. Yo escucho, canto y vivo. No grito. Creo que es una de la diferencia entre fan y fanático...

      Eliminar