lunes, 12 de noviembre de 2012

De bombillas y medias



Hace un par de semanas vimos en la clase de 'Tecnologías de la información y la comunicación' un documental sobre la obsolescencia programada. Quizás el concepto no os resulta familiar, pero lo que seguro os suena es aquello de estrenar unas preciosas medias y que se os rompan esa misma noche (con un poco de suerte, aguantando hasta el final). 

No es una de las cosas que más rabia me den en el mundo, el hecho de tener que comprar medias cada dos por tres de vez en cuando. Lo que sí me da rabia es que un día sea eso, otro día sea la impresora volviéndose loca, otro día la bombilla que hay que cambiar, otro día el móvil que "se muere", etc. Ese conjunto de sucesos me mosquea, sí. Y resulta que tiene nombre, "obsolescencia programada" o, para que me entendáis, "los fabricantes saben crear cosas inagotables pero no lo hacen porque si no, no compraríamos tan a menudo". 

Esto mismo nos lo explican de forma clara e interesante en el documental "Comprar, tirar, comprar" que os recomiendo insistentemente. Parece una tontería, porque tenemos ese conjunto de sucesos del que hablaba más arriba tan arraigado a nuestras vidas que no nos damos cuenta de que todos participamos en una espiral de consumismo que conforma el motor de la economía moderna, ni más ni menos.  

Lo peor de todo, pienso yo, es que nos gusta. Nos gusta comprar medias nuevas, nos gustan los cartuchos rebosantes de tinta y nos gusta estrenar un móvil nuevo cada año. He discutido mucho sobre esto con amigos y conocidos, alegando, por ejemplo, que "un móvil sirve para llamar, así que da lo mismo que sea un Nokia del 2001 que un iPhone 4", pero prácticamente nadie está conmigo. Y lo he acabado entendiendo, e incluso defendiendo: la tecnología avanza y es bueno renovarse. La única consecuencia grave que veo yo es que, cada vez más, nos alejamos de cambiar esta sociedad consumista y de que no hayan más infelices por no tener lo último del mercado.


30 comentarios:

  1. Vi el documental hace tiempo y recuerdo que me pareció muy interesante, lo volveré a ver para refrescar la memoria. En cuanto a lo de que nos gusta, yo creo que al final estamos programados, programas para querer comprar, gastar, tirar, acumular, tenemos que comprar las nuevas tendencias cada temporada, o cada media temporada, el móvil más nuevo, etc. perseguimos la felicidad de lo material, pero ¿la encontramos así?
    No obstante, aunque veo mucha gente con una mentalidad muy consumista, y creo que la mayoría la tenemos muy arraigada aunque huyamos de ella, poco a poco se está creando una nueva conciencia de la vuelta a la calidad, a las cosas que duran, las cosas que acaban acompañándonos años y adquieren un valor no sólo estético sino sentimental, o quizá sea que quiero ser optimista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego eres optimista, yo creo que cada vez vamos a peor... como tú dices, estamos programados incluso nosotros, no solo los productos que compramos. Pero bueno, dicen que nunca hay que generalizar...

      Eliminar
  2. Yo,la verdad,es que por suerte no tengo ese stress de consumismo...no me preocupa tener lo de última generación...pero eso sí...las medias cada dos o tres...las tengo que comprar por necesidad...no me duran ni un Telediario...
    Bss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre soy la última en comprar "el último aparatito", pero reconozco que lo acabo comprando y que luego me siento como una niña con un juguete nuevo.

      Malditas medias.

      Eliminar
  3. Tienes razón, algunos consumimos obligados por la caducidad prematura de los productos, pero cada vez hay más gente que, más que consumir, lo que hace es actualizarse. El spot del hombre desactualizado le ha hecho mucho daño a la sociedad...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, tendría que haber hecho una distinción entre los que consumen por necesidad y los que lo hacen por actualizarse. Pero, al fin y al cabo, aunque no quisiéramos actualizarnos tendríamos que hacerlo obligados por la obsolescencia programada...

      Eliminar
  4. Hay gente que lucha contra eso, como el empresario Benito Muros que ha desarrollado (con un equipo de ingenieros) una bombilla que no se funde. Pero todo hay que matizarlo, porque una bombilla, o una plancha, o unas medias ... no se quedan anticuadas. Un ordenador o un móvil es otra cosa. Por otra parte el sistema capitalista requiere de mucho consumo para generar empleos y beneficios. Sin un cambio profundo del sistema, casi es mejor la obsolescencia programada.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto! Y es que no me imagino lo frustrante que debe ser para un inventor limitar su capacidad de creación.

      Desde luego mientras vivamos con el capitalismo esto va a ser existiendo. Para el capitalismo SÍ es mejor.

      Eliminar
  5. Es triste, pero, vivimos en una sociedad consumista, y sí, me incluyo, si he de renovar el teléfono móvil, prefiero gastar un poco más y comprar un iPhone antes que uno sencillito, pero, lo reconozco, ésto me da un subidón momentáneo, pero no la felicidad ...

    Besos, J.Vela !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmm cuánta razón. Subidón momentáneo o incluso quizás estés unos ideas presumiendo de tu nueva adquisición, pero ni de lejos da la felicidad.

      Eliminar
  6. Yo he visto un documental sobre ese tema y realmente siento como nos toman el pelo, haciéndonos creer que necesitamos cosas cunado realmente lo único que pretenden es hacernos consumir. es muy dificil no caer, pero yo lo intento y la crisis me está ayudando.;)
    Besos

    Raquel

    http://raqueljimenezbisuteria.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón con lo de la crisis. Supongo que será a lo único que ayuda.

      Eliminar
  7. La verdad es que es un tema que nunca me había planteado y me parece muy interesante! Me miraré el documental un día de estos. Besos.

    África

    ResponderEliminar
  8. Yo soy de las que para alguans cosas (como la ropa) compro para actualizarme, para el resto por necesidad,y la crisis me está haciendo consumir sólo por necesidad incluso para la ropa. A mí este tema me gusta voy a ver el documental. Y el mercado es lo peoooor!!cada vez se renueva todo más deprisa, y ahora las cosas como tv, neveras y demás las hacen con una vida más corta para que tengas que comprarte una antes,!!es increíble!


    besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, a eso es a lo que me refiero! Una lavadora, por ejemplo, antes duraba 20 años y ahora llega a 5 a duras penas...

      Eliminar
  9. No me considero una persona consumista, aunque aun soy mantenida ya no pido cosas, me di cuenta que cada vez que llega mi cumpleaños o navidad no se que quiero porque no hay nada que necesite, soy anti sistema, por mi aprendo a usar la maquina de coser y me hago la ropa :)

    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo de la Navidad, siempre digo que no quiero nada... aunque a veces hay algo que me ronda la cabeza y lo suelto, y, obviamente, mis familiares se quedan con ello...

      Eliminar
  10. Claro que nos gusta. Y en parte, es el motor de la vida.
    PD. TUS MEDIAS. AMOR.

    ResponderEliminar
  11. Totalmente de acuerdo, yo creo que con los moviles se nos ha ido la olla, yo solo lo uso para llamar, y whataspp, nada mas. pero reconozco ser consumista... que le voy a hacer, si me pueden los caprichos.. pero bueno

    intento ser lo menos posible

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que todos los somos, es bueno reconocerlo. Como decían por ahí arriba... estamos programados/as para serlo!

      Eliminar
  12. Yo con la crisis ando jodidamente jodido, si cabe tal expresión
    eso sí, nadie me quita mis cervezitas después de un partido de tenis
    y hablando de tenis, llevo dos raquetas rotas, las cuerdas y todavía
    no las llevo a cambiar, me queda una tercera, espero que me dure
    al menos una semana más, además en decathlon hay una oferta, no cobran
    la mano de obra, 20 euros que te ahorras,espero que siga la oferta.

    Y, sobre lo que nos cuentas, en este post perfectamente explicado
    y siguiendo con el tema del tenis, una de mis raquetas rotas
    tenía unos 6 meses de vida y le dije a una de las chicas que
    encuerdan, qué como era posible que se rompiera tan pronto y si tenía
    garantía, ella me respondió escueta: no tiene garantía y si se rompió
    es porque usted no sabe pegarle a la pelota.

    jajajaja lejos de ofenderme me hice amigo de esa chica
    tan pendenciera, decirme a mí que no sé pegar una bola...
    si casi tengo el revés de Federer.


    Volviendo al post
    el negocio es ese, los consumibles
    compro pelotas de tenis cada dos semanas
    y cuando abro los botes, siempre me pregunto
    aunque inocentemente, porque estas pelotitas
    no se quedarán así siempre, tan lindas ellas
    con su pelaje, su color, y el nombre del fabricante
    perfectamente estampado.


    Lo dejo aquí
    por cierto, la medias muy chulas.


    Besos Jota.

    ResponderEliminar
  13. Vi el documental hace tiempo, es una vergüenza, la obsolescencia existe porque somos así de borregos y no hacemos mas que comprar por mucho que nos moleste. Claro, no les sale rentable ya que un portátil nos dure 10 años,pero a nosotros nos mata dejarnos cada 3 años 600 euros mínimo en un portátil decente... En fin...

    ResponderEliminar
  14. es que nos hemos vuelto absolutamente locos... soy algo mayor, tengo 44 años, a los 20 vivía feliz sin un móvil en el bolsillo, no lo necesitábomos para nada, ni yo ni niguno de mis amigos ni conocidos... la "necesidades" del casi 40/50% de los utensilios que hoy en día nos rodean creo poder afirmar que son ficticias!!

    gran reflexión, formidable post!!

    un beso

    ResponderEliminar
  15. No puc estar més d'acord amb tu (i amb les classes de TIC jajajaj) !!!
    Les mitges, antigament, es podien lligar d'un cotxe a un altre, i mentre els dos acceleraven NO ES TRENCAVEN... això òbviament no és factible i per nosaltres sempre tindrà més morbo comprar-ne unes de noves només pel fet d'haver anat a comprar-les i poder dir que són noves...

    ResponderEliminar
  16. Pues yo pasé directamente de la adolescencia a la obsolescencia. Y no lo tenía programado...

    ResponderEliminar
  17. yo sí que lo había estudiado y creo que me quedo, sobre todo, con lo que has escrito al final.
    siempre tendremos esos imprevistos de bombillas que cambiar, zapatos que se rompen, baterías que mueren o incluso algún que otro electrodoméstico... y tienes razón, en el fondo nos gusta.
    Qué tristes somos por el hecho de intentar darle movimiento a nuestra vida!
    Destruimos todos los recursos para intentar conseguir dinero y diersión.
    pero bueno... Supongo que no queda más que resignarnos o quejarnos sin que se nos llegue a escuchar.

    ResponderEliminar