jueves, 27 de septiembre de 2012

¿Condenados a la infelicidad?


Café y tostadas por la mañana. Cervezas con los amigos viendo un Barça-Madrid. Vacaciones que se hacen cortas de lo mucho que has disfrutado. El olor a palomitas haciéndose en tu microondas (y comerlas después viendo una película en tu sofá). Conseguir estar en primera fila en el concierto de tu cantante favorito. Ir de compras en rebajas y creer que estás consiguiendo gangas increíbles (y sí, creerte Pretty Woman con tantas bolsas en la mano al salir). Comer el doble en Navidad que el resto del año porque aun queda mucho para la 'Operación Bikini'. Que tus padres te dejen tener por fin una mascota en casa (o hacerte mayor y que por fin puedas tenerla en tu propia casa). Salir de la peluquería creyéndote una actriz hollywoodense. Viajar al país que crees tu preferido aunque no hayas salido nunca antes de aquí. Estar viciado a Internet o al móvil. O a la tele. O a la Play. Untar el dedo en el bote de nocilla/nutella. Pasear por la playa. Hacer una barbacoa en familia y disfrutar del all-i-oli sabiendo que luego no tienes que besar a nadie. O abstenerte de comerlo por saber que luego sí tendrás que besar.

¿Y qué tienen todas esas cosas en común?

Todas están a nuestro alcance. El 90% de las cosas que he mencionado las tienes, las has tenido o las puedes tener tú, que estás leyendo esto. Pero qué más da, seguimos siendo parcialmente infelices, todos y cada uno de nosotros. ¿Qué te preocupa? ¿No sabes qué es lo que quieres estudiar? ¿Qué va a ser de tu vida? ¿Te ha dejado tu novio/a, o eres tú el que no le quiere? ¿Te has peleado con tu mejor amigo/a? ¿No te sientes cómodo con algo y no sabes ni de qué puñetera cosa se trata? ¿No te gusta tu trabajo? ¿Te cansa tu rutina? ¿No te gusta tu físico?

Tranquilo, no eres el único/a. Seas el tipo de persona que seas: inseguro, paranoico, perfeccionista, optimista, narcicista, obsesivo... Da igual. Todos le tememos a algo y todos tememos temerle a algo. Nadie tiene la solución, nadie es feliz continuamente, nadie está contento con todo lo que le rodea. Dicen que nada es imposible, pero yo creo que eso sí lo es (llamádme pesimista).

No tengo ni idea de cómo acabar de escribir esto, ya que normalmente uno acaba sacando unas conclusiones/posibles soluciones para finalizar un texto. Y ojalá pudiera, pero lo único que me viene a la cabeza es una frase que he leído hoy en un libro: “El propósito de una vida es acercarnos lo más que podamos a otras personas”. ¿O no te sientes mejor cuando le explicas lo que te angustia a alguien y te comprende? Pues hazlo y deja que lo hagan. Acerquémonos a las personas que pueden y quieren ayudarnos y la vida nos resultará más fácil, aunque en realidad... ya lo sea. 

¡Feliz casi-viernes!


13 comentarios:

  1. Plas, plas, plas ... Magnífico Post !!!!
    Todo lo que has escrito en el primer párrafo, ésos pequeños-grandes placeres del día a día, son los que nos dan la felicidad . Y, la felicidad, por suerte, no es un estado contínuo, sino un sentimiento que va y viene, como la tristeza, la emoción, el miedo, el amor, la añoranza, la melancolía ... Y, digo que no es un estado contínuo '' por suerte '', porque si fuera contínuo, no la sabríamos valorar cuando la tenemos ante nosotros ... Sin la tristeza no sabríamos qué es la felicidad . Y, como dijo Eduard Punset : '' La Felicidad sólo se encuentra en la Sala de Espera de la Felicidad . ''
    Besos, J.Vela .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Plas, plas, plas... magnífico comentario :)

      Eliminar
  2. Bonito post...nos pasamos la vida buscando la felicidad completa y realmente no existe. Yo me considero un apersona muy feliz en general:me acabo de casar con la persona que más quiero en este mundo, estoy estudiando algo que me encanta, disfruto con las pequeñas cosas como ir dde compras con mi madre y mi hermana etc...pero tengo momentos de bajón, es así, es inevitable, es la vida. Y sí, a veces me siento mejor si se lo cuento a alguien, pero he aprendido a comprenderme y a pensar simplemente que quizás es que tenga un mal día y no necesito contarle nada a nadie...

    besines guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo realmente hago lo mismo que tú. Intento comprenderme y pensar que tengo un mal día, no suelo contarlo. Soy de las que sufren en silencio, qué le vamos a hacer!

      Un besazo

      Eliminar
  3. ...traigo
    ecos
    de
    la
    tarde
    callada
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    J.VELA

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE LEYENDAS DE PASIÓN, BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS, FLOR DE PASCUA ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA,JEAN EYRE , TOQUE DE CANELA, STAR WARS,

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  4. Sí,es verdad...todo eso lo podemos disfrutar todos...pero parece que aún así la infelicidad ronda por la raza humana...bss!

    ResponderEliminar
  5. Estoy muy de acuerdo en que existen un sin fin de pequeñas cosas que nos ayudan a tener una vida mucho más plena y agradable. Pero fíjate que he dicho cosas y no personas. Supongo que "las personas que pueden y quieren ayudarnos nos harán la vida más fácil", pero después de muchos años yo aún no he encontrado ninguna. Así que he ido aprendiendo a ayudarme a mi mismo. O es que las personas son un producto de nuestra imaginación y no existen en realidad, o es que se esconden muy bien. ¡Vaya usted a saber!! Y he escrito "personas" con toda la intención, porque lo que si que existe son "tíos y tías", chicos y chicas, hombres y mujeres, vecinos y vecinas, compañeros y compañeras ... Pero todo eso a mí no me sirve, yo necesito personas.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas mucha razón, aunque en el primer párrafo la mayoría de cosas están relacionadas con personas. Como bien dice una canción y como bien dices tú, en el mundo hay "demasiada gente y muy pocas personas"...

      Eliminar
  6. Llegar a una conclusión no siempre es la meta. Y además muchas veces es imposible. Sobre todo cuando se trata de la felicidad porque es demasiado relativa...
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. "Chapeau", Juanan.

    ---------------------

    Todas esas cosas que numeras en el texto, J. Vela, en efecto, son pequeños placeres que nos ofrece la vida. Algunos mayores que otros, pero al fin y al cabo, pequeños placeres.
    Me resulta muy complicado asimilar que la felicidad en la vida se resume a estos pequeños momentos de alegria. Es más, y siempre desde el respeto, para mí esta afirmación llega a ser incluso algo insultante. Si te basta con estos pequeños momentos para ser feliz, si te basta con cargar bolsas, desayunar tostadas y café, estar en primera fila en el concierto de tu artista favorito..., entonces, desde mi punto de vista, e insisto, siempre con respeto y sin ánimo de ofender, ignoras lo que es la vida.

    Aún así, respeto que creas en los pequeños momentos como sustento de la felicidad mundana, y no tan sólo lo respeto, sino que además lo envidio. Pero desde mi humilde opinión, la existencia es algo mucho más complejo que unas palomitas en el sofá de tu casa.

    (Perdón por la caricaturización)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento mucho que mi primer párrafo haya sido para ti algo insultante, de veras. Si te fijas bien, después continuo así: "¿Qué te preocupa? ¿No sabes qué es lo que quieres estudiar? ¿Qué va a ser de tu vida? ¿Te ha dejado tu novio/a, o eres tú el que no le quiere? ¿Te has peleado con tu mejor amigo/a? ¿No te sientes cómodo con algo y no sabes ni de qué puñetera cosa se trata? ¿No te gusta tu trabajo? ¿Te cansa tu rutina? ¿No te gusta tu físico?" y acabo así: " (...) Acerquémonos a las personas que pueden y quieren ayudarnos y la vida nos resultará más fácil(...)"

      Ahí está mi verdadera percepción de la vida. Esas cosas son para mi las importantes y con las que conseguiría la felicidad casi completa, porque también me haría falta, por ejemplo, ser libre de la opresión que nos gobierna. Algo imposible, bajo mi punto de vista, aunque pueda parecer pesimista (como ya he mencionado en el post). Mencionar esos pequeños placeres ha sido un intento de mostrar la parte optimista de nuestro día a día, esa parte que a nadie le basta... ¡y con razón! Siento mucho que hayas entendido mal el texto.

      Gracias por opinar!!
      Un saludo

      Eliminar
    2. Perdona, había entendido mal lo que querías comunicar. Cómo ya he dicho, pensaba que afirmabas que bastaba sólo con estos pequeños detalles para ser feliz. Después de aclarar mi comentario veo que tampoco pensamos tan distinto, aún así, sigo por desmarcarme un poco más de ti y sugiero, a modo de broma, que elimines los interrogantes del título de la entrada. Para mí la realidad es ésta. Cualquier persona que se escape de la superficialidad y la banalidad de la que se caracteriza el mundo hoy en día, es decir, cualquier persona que sea capaz de atrapar, o tan solo llegar a intuir, la esencia de la vida (entendida como algo complejo y profundo), está condenada a la infelicidad. Si tú te consideras pesimista, yo aún más, pues ni tan solo creo que podamos entender estos pequeños placeres a modo de destellos o brotes de felicidad. De todas formas, creo que estamos en el mismo bando.

      Por último, quería pedir disculpas si mi comentario ha podido parecerte ofensivo. Releyendolo me ha dado la impresión que podría haberte sido molesto. Era lo último que pretendía.

      Gracias a ti, por comentar. Otro saludo.

      Eliminar
  8. Después de un largo paseo por este blog, me quedan un par de dudas...la primera es que no sé a quién pedirle disculpas, si a ti por no haberte leído antes, o si a mi por haber estado perdido el tiempo...
    la segunda, más que una duda es un "ahora lo entiendo".... Ahora entiendo por qué mis 'piropos' se quedan siempre cortos

    ResponderEliminar