martes, 11 de septiembre de 2012

Aquí, en Cancún y en "la China Popular".

Hola. Me llamo Judit y soy catalana. Española. Europea. ¡TERRÍCOLA! ¿Qué más da? ¿Por qué tanto odio entre unos y otros por culpa de los nacionalismos?

No amo a mi patria. No amo España, no amo Cataluña. Por una sencillísima razón: SON NOMBRES DE TERRITORIOS. No se les puede amar. Perdón, YO no puedo. Yo amo a las personas que viven ahí, porque ¿sabéis qué? amo a mi madre, que no nació en Cataluña. ¿Y qué? Amo también a mi padre que sí nació aquí. Me hierve la sangre cuando alguien le tiene un inexplicable odio a una persona con la que no comparte amor hacia una misma "patria". Yo no odio a las personas. Odio precisamente lo que estáis defendiendo. El patriotismo, el nacionalismo, el fanatismo hacia unos colores y hacia una bandera que a mi NO me representan. No sé ya ni de qué bandera hablo, porque no me representa ninguna. Me hierve la sangre porque sé que por culpa de esto ha habido guerras. Muertes de personas inocentes que quizás pensaban como yo, quizás pensaban que no sabían qué defender simplemente porque en su corazón no hallaban ni un atisbo de amor hacia el territorio en el que estaban viviendo. Vivo aquí porque me ha tocado, no lo he elegido. Me podría haber tocado en Japón, en Argentina o en Holanda... ¡y seguro que también allí podría ser feliz! Mientras estuviese con mi familia y con mi gente. Si viviese en otro lugar también me gustarían sus tradiciones, su comida, sus monumentos. De hecho, me gustan. Pero igual que me gusta la Sagrada Familia, me gusta el Coliseo de Roma, la Torre Eiffel y la Estatua de la Libertad.  

Respeto. Yo respeto, porque entiendo que se puedan tener sentimientos hacia muchas cosas. Unos tendrán sentimientos hacia el deporte, otros hacia la música, otros hacia su país, otros hacia su religión... Me parece bien. Me parece humano. Lo que me parece inhumano es que ese "amor" se convierta en odio cuando alguien piensa diferente a ti. Lo que me parece inhumano es que haya peleas y discusiones entre gente que defiende territorios distintos. ¿Sabéis que? Esos territorios no os defenderán a vosotros. Eso es solo lo que os hacen creer sus dirigentes. 

Ayer me preguntaron: "¿Pero... no estás orgullosa de ser española?" Yo no entendí - o no quise entender - la pregunta. "¿A qué te refieres?". "No sé... cuando juega la Selección Española... o cuando ves Eurovisión, ¿no te gusta que gane tu país?". Contesté MUY sinceramente: "No me gusta el fútbol, así que me da igual quién gane. Eurovisión es una pantomima, pero si fuese legal, me gustaría que ganase el mejor". Me miraba de una forma extraña, intentando buscar una explicación racional a lo que yo le estaba diciendo. Supongo que jamás nos entenderemos los unos a los otros. Aunque, sinceramente, es lo mismo que entender que a alguien no le guste el huevo frito y a mi me encante -------->

Con todo esto no quiero decir que no entienda las reivindicaciones de un país. Cataluña está, sin ninguna duda, maltratada económicamente. Y por ello HAY que manifestarse, desde luego que sí. Aun así, todos deberíamos de ser algo más realistas y pensar que si algún día somos independientes, nuestros gobernantes no serán unos santos. Nos seguirán robando, porque NO FALTA DINERO. SOBRAN LADRONES. Aquí, en Cancún y en "la China Popular". 

PD: escribo esto para expresar lo que yo pienso, no para convencer a nadie.

Feliz martes a todos :)

12 comentarios:

  1. Me gusta lo que dices. Seguro que levantas polémica, pero yo no creo en los nacionalismos de ninguna clase.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa, sabes, a mi no me gusta el odio, no entiendo cuando la gente odia... si puedo entender que la gente ame su tierra, sus costumbres, a los suyos... pero el odio ya no lo entiendo... pero es porq no lo concibo.
    A mi me gustaría vivir en nueva york y estoy segura que la amaría y seguro que me haría newyorkina, viviría en París y estoy segura que amaría sus croisanes, sus costumbres... si viviera en BCN (y soy de Madrid) estoy segura que amaría su arquitectura, su arte, su gente... estoy segura. Es que lo otro no lo entiendo, simplemente eso.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has plasmado con tu comentario lo que yo quería expresar en esta entrada! Gracias por opinar.

      Un besazo

      Eliminar
  3. Pues tengo que decir que estoy TOTALMENTE DE ACUERDO CONTIGO, en todo!!!!en lo de que podría ser feliz en cualquier otra parte, me tocó vivir aquí y punto, en lo del fútbol...en todo!!yo también he tenido muchas veces esa sensación de que me miran con cara de: dios!!que radical eres!!!y lo siento pero no me parece radical opinar que no estoy orgullosa de este país, ni dejo se estarlo me da igual!!

    besines Guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alivio no ser la única a la que llaman "radical" por pensar eso, que yo creo que es justamente lo contrario, pero bueno.

      Besos guapa :)

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo en una cosa: en el odio que siente la gente por la gente de otras tierras. Pero también pienso que no se puede echar raíces en una tierra y no amarla. Amar algo no lleva implícito tener que odiar al resto. Yo disfruto mucho de ser Cántabro y Español... y el resto me da exactamente igual, que hagan lo que quieran con sus vidas y sus ideologías, porque para eso tienen la libertad de elegir...
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. He venido a parar aqui por alguien ha puesto el enlace en Twitter...y me alegro que haya gente que opine así, estoy muy de acuerdo.

    De parte de alguien que se considera ciudadano universal, que más darán las fronteras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Como dice el spot de San Miguel ... Somos ciudadanos de un lugar llamado MUNDO . Y soy catalana, y amo Barcelona, pero si hubiera nacido en Honolulu, amaría Honolulu ...
    Besos de la gata, preciosa !!!!

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo contigo Judit, pero el tiempo me ha hecho llegar a la conclusión que también si naces (aunque sea casualmente) y sobre todo te crias en cierto lugar es normal establecer lazos y formar parte de una ideosincrasia concreta. Que no siempre tiene que ser al 100% claro, pero en mi humilde opinión creo que un españól por lo general tendrá más cosas en común con otro español que con un finlandés...el idioma (esencial), las tradiciones, la gastronomía, el clima!!! En fin, que todo eso nos hace una "masa" particular diferente a otras.
    Por supuesto que eso para mí NUNCA será motivo de enfrentamientos violentos, ni de peleas políticas ni siquiera ideológicas. De hecho para mi, lo que menos me llama es en acontecimientos deportivos, donde no me siento para nada de ningún lado (entre otras cosas pq paso del deporte en general y del fútbol en particular).
    Yo también amo a la gente y a muchos lugares (de hecho, tengo sentimiento especial por Turquía), pero en muchos aspectos sí me siento unida a este trozo de territorio, que en definitiva es donde tengo plantados los pies.
    Un besote

    ResponderEliminar
  8. Siempre pensé que la organización administrativa de los territorios debería de ser una materia sesuda, técnica, fría y profundamente aburrida, que debería estar puesta en manos de profesionales que fragmentaran los espacios en espacios más pequeños para gestionarlos en busca del óptimo aprovechamiento de los recursos y de su reparto más justo y equitativo. Y este debate debería ser tan soso y carente de interés como la forma en que una multinacional decide y divide la estructura de sus filiales. Sin embargo, como a esta cuestión se le superponen (malintencionadamente) elementos emocionales, complejos, agravios, fueros reivindicados y pisoteados, el debate se torna apasionado, violento, cruel y casi siempre irracional.

    ResponderEliminar
  9. Supongo que estarás cansada de oírlo "pero tienes un premio en blog", jje

    besines

    ResponderEliminar