lunes, 28 de julio de 2014

Saving Mr. Banks



Hacía mucho tiempo que no recomendaba ninguna película o libro en el blog... Hoy me gustaría hablar de la película que vi hace un par de semanas. Se trata de "Saving Mr. Banks", o "Al encuentro de Mr. Banks" (típica traducción pésima de título al castellano).

La sinopsis de filmaffinity reza: Durante catorce años, Walt Disney (Tom Hanks) intentó sin descanso que la escritora australiana P.L. Travers (Emma Thompson) le cediera los derechos cinematográficos de su primera y más popular novela, "Mary Poppins", que finalmente fue llevada a la gran pantalla en 1964.

Me llamó mucho la atención que hubiesen hecho una película sobre ese episodio de la historia del cine, un episodio muy concreto y muy interesante (a mi parecer) a la vez.



Debo decir que la película tiene, quizás, demasiadas cucharas de azúcar, de esas que gritan "déjate engañar un poco".



Sin embargo, sólo por la ambientación y el papelón que se gasta Thompson vale mucho la pena.

Es un drama alegre y comercial, no un peliculón glorioso de esos de los que empiezo a cansarme.

Pero sin duda, lo mejor es conocer la enigmática personalidad de la escritora, el origen de su inspiración y sus motivaciones para no ceder la obra de buenas a primeras.

























¿La habéis visto? ¿Os parece interesante el tema?

jueves, 17 de julio de 2014

Bodas: ¿sí o no?

Últimamente he estado haciendo más fotografía de bodas y debo confesar algo: las bodas me gustan. Me gustan MUCHO. Y me he encontrado a bastante gente que odia todo ese "paripé", como se suele llamar, y en parte lo entiendo, porque es algo totalmente prescindible en la vida de una pareja e incluso a veces un gasto de dinero impresionante e innecesario...

Pero sí. A mi me gustan. Me gustan porque las entiendo como un día en que se celebra algo, igual que en los cumpleaños. En este caso, se celebra el amor. Se celebra que dos personas se quieren y desean compartir sus vidas, al lado de la gente que realmente se alegra por ello. No hablo de iglesias ni juzgados, hablo de una celebración, de una fiesta (cualquier excusa es buena para pasar un día -o más- inolvidables). No hablo de 200 invitados ni 100€ por cubierto. Ni de una luna de miel de 15 días en el Caribe. Ni de un vestido de 2000 euros, ni de anillos de diamantes, ni de fotógrafos carísimos. 

Hablo de casarte como te de la gana, de naturaleza, de flores, de sandalias sustituyendo tacones, de música, de pizza en el menú, de cosas hechas a mano, de familiares que "se convierten en curas" para casar a los novios con un discurso mucho más emotivo y sincero que el de cualquiera que no conozca a la pareja... etc, etc, etc... 














































Bodas... ¡SÍ!